miércoles, 2 de mayo de 2012

Almanaque musical

Texto: Antonio Rubio
Ilustración: David Pintor
Editorial: Kalandraka




Violines y violas

esparcen sus notas

sobre el blanco enero

como blanda alfombra...


Ayer, escuchando la radio, hablaban sobre el libro "Almanaque musical" y conectaban en directo con David Pintor, que se encontraba de viaje ya que le habían otorgado un premio por las ilustracines del álbum. Como era uno de los muchos libros que tengo pendiente por mostraros no pude resistirme, así que, ¡e voilà!.

“Almanaque musical” no solo está llamado a cautivarnos por el oído, la musicalidad de los versos de Antonio Rubio y las propuestas de audición que se recomiendan en un listado al final del libro: conciertos para cuerda de Vivaldi, Bach, Mozart, Beethoven, Mendelssohn, Brahms, Chaikovski, Sibelius, Prokofiev, Alban Berg, Béla Bartok, Boccherini, Haydn, Dvorak. Su encanto comienza con los sentidos del tacto y la vista, tan pronto como percibimos en la portada la suave textura del fondo sobre el que resaltan las hermosas ilustraciones de David Pintor; una calidez que traspasa a las páginas interiores, con imágenes que nos transportan en el tiempo desde la nieve del invierno hasta el viento otoñizo, pasando por las lluvias de la primavera y el ocio estival.


Versos para todo el año, recién salidos de la imprenta en estos primeros días de enero, y que danzan en el pentagrama al ritmo de unos músicos muy especiales.


“Almanaque musical” contiene doce poemas, uno para cada mes del año, en los que el hilo conductor es la música clásica, con los intérpretes de una peculiar orquesta de intrumentos de cuerda. Los versos de Antonio Rubio evocan el tiempo, el pentagrama, la batuta, a ritmo de vals, tocata o sinfonía.
Con sus inseparables violines, violas y violonchelos, y elegantemente conjuntados, los músicos que retrata David Pintor adoptan posiciones y situaciones divertidas, fuera del habitual contexto de una sala de conciertos. Unos de apariencia humana y otros del reino animal, forman un grupo fantástico que para sí quisieran los mejores compositores.
El álbum se completa con una relación escrita de piezas de Vivaldi, Bach, Mozart, Beethoven, Mendelssohn, Brahms, Chaikovski, Sibelius, Prokofiev, Alban Berg, Béla Bártok, Boccherini, Haydn y Dvorak, que conforman el repertorio ideal para amenizar la lectura poética y visual.

Antonio Rubio

(El Puente del Arzobispo, Toledo, 1953) es poeta y maestro, bibliófilo y amante del alfabeto, como él mismo se define. Estudió Magisterio y actual-mente ejerce su tarea pedagógica en Plasencia, com-paginando su profesión con la literatura, las activida-des de animación a la lectura y las colaboraciones en medios de comunicación. Es autor, entre otros, de los álbumes “El pollito de la avellaneda”, “La mierlita” y la colección “De la cuna a la luna".


David Pintor

(A Coruña, 1975) es humorista gráfico, ilustrador y pintor. Desde 1993 pertenece a Pinto&Chinto, que publican sus viñetas en La Voz de Galicia. En 2011 fue finalista de los CJ Picture Book Awards e incluido en la lista The White Ravens; seleccionado para exponer su obra en varias ediciones de la Bienal de Ilustración de Bratislava y de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia. Recibió, entre otros, el premio de la Society of News Design, el Premio Pura y Dora Vázquez de ilustración, el Premio Internacional Clermont-Ferrand de cuadernos de viaje y el Premio Ilustrador del Año Città del Sol. En su amplia experiencia editorial destaca como autor del cuaderno de viaje “Compostela”, y como ilustrador de “Hércules y Crunia”, “Cuentos para niños que se duermen enseguida” y “Minimalario”.




“…Cabalgan los músicos
aves musicales
al trote de danzas,
rondas y espirales”.
(Fragmento de “Octubre”, texto de Antonio Rubio en ALMANAQUE MUSICAL).










Escoge algunas palabras
y hazlas crecer
creando con ellas
poesías por doquier.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada